Bendición Sacerdotal

¡Yahwéh te bendiga y te guarde! ¡Yahwéh te muestre su rostro radiante y tenga piedad de ti! ¡Yahwéh te muestre su rostro y te conceda la paz! Así invocarán mi Nombre sobre los israelitas, y yo los bendeciré. Números 6:24-27

Yom Teruáh

Conociendo Yom Teruah

Yom Teruah es una fiesta que tiene lugar en el primer día del séptimo mes (Tishrei). Los Rabinos, equivocadamente, llaman a esta festividad Año Nuevo (Rosh Hashannah) cuando realmente es un Día de Aclamación (Teruah) en oración a YHWH Elohim.

La Torah nos ordena que en el primer día del Séptimo mes (Tishrei) observemos un “Día de Aclamación” (Lv. 23,23-25; Nm. 29,1-6), en el que el trabajo está prohibido. Esta fiesta es extensamente conocida hoy por el equivocado nombre Rabínico “Rosh Hashannah”. La Biblia nunca llama a esta fiesta Rosh Hashanah pero en cambio la llama en diversas ocasiones Yom Teruah (Día de Aclamación) y Zikharon Teruah (Recuerdo de Aclamación).

Conociendo Yom Teruah

Yom Teruah es una fiesta que tiene lugar en el primer día del séptimo mes (Tishrei). Los Rabinos, equivocadamente, llaman a esta festividad Año Nuevo (Rosh Hashannah) cuando realmente es un Día de Aclamación (Teruah) en oración a YHWH Elohim.

La Torah nos ordena que en el primer día del Séptimo mes (Tishrei) observemos un “Día de Aclamación” (Lv. 23,23-25; Nm. 29,1-6), en el que el trabajo está prohibido. Esta fiesta es extensamente conocida hoy por el equivocado nombre Rabínico “Rosh Hashannah”. La Biblia nunca llama a esta fiesta Rosh Hashanah pero en cambio la llama en diversas ocasiones Yom Teruah (Día de Aclamación) y Zikharon Teruah (Recuerdo de Aclamación).

Los Rabinos renombraron la fiesta Rosh Hashana (Año Nuevo) afirmando que el año judío en realidad empieza en Tishrei. ¡Lo absurdo de esta afirmación queda inmediatamente manifiesto ya que la Biblia al referirse a esta fiesta afirma que cae en el Séptimo mes (Tishrei es un nombre posterior a los tiempos Bíblicos y que nunca es usado en la Torah). ¡Cómo va a caer el Año Nuevo en el Séptimo mes!

El comienzo real del año es descrito en Exodo 12:2 qué afirma “Este mes será para vosotros el principal entre los meses; os será el primero de los meses del año”. Después de esta explícita declaración la Torah procede a describir la ceremonia del sacrificio de Pascua que debe tener lugar en este Primer mes. Del mismo modo, Levítico 23 y Números 28 registran las fiestas, y en ambos pasajes figuran la Pascua (Pésaj) en el primer mes y Yom Teruah en el Séptimo mes. Así que no puede haber ninguna duda de que el “comienzo de los meses” mencionado en Éxodo 12:2 se refiere al primero de Nisán (en el que se celebra la Pascua) y no a Yom Teruah que tiene lugar en el Séptimo mes.

Los Rabinos afirman que después, en el Tanakh, Yom Teruah es llamado Rosh Hashanna. De hecho, la expresión Rosh Hashannah aparece en Ezequiel 40:1 que dice: “al principio del año (Rosh Hashannah) en el décimo del mes”. El hecho de que Ezequiel 40:1 se refiera al décimo día de “Rosh Hashanah” aclara que a lo que se hace referencia aquí es a todo el Primer mes y no al primer día del año. Aún cuando Ezequiel estuviera refiriéndose al primer día del mes primero no hay ninguna justificación para decir él está refiriéndose a algo distinto al primer día de Nissan (Primer mes).

Indudablemente los Rabinos sentían la necesidad de asociar Yom Teruah con los años nuevos porque se sentían incómodos ya que la Biblia no nos da una razón para celebrar esta fiesta como lo hace para todas las otras fiestas Bíblicas (como el Éxodo para Hag Hamatzot y la Cosecha de la mies para Shavuot). Sin embargo, puede aducirse la verdadera naturaleza de Yom Teru'ah a partir de su nombre. En la Biblia “Teruah” significa o hacer un fuerte ruido haciendo sonar un cuerno (por ejemplo “Shofar” en Levítico 25:9; “Trompeta de Plata” en Números 10:5-6) o cantando en oración (Salmos 100:1). Así que probablemente el propósito de Yom Teru'ah era clamar a YHWH en oración, similar a la idea normalmente expresada en los Salmos como “¡Aclamad a Elohim con voz de júbilo!” ¡cantando! (Salmos 47:2) qué usa la misma raíz verbal “Teruah”. Los Rabinos aseguran que este ruido sólo pueden hacerse con un Shofar (cuerno de carnero). No hay ninguna evidencia Bíblica para esta afirmación más al contrario como se ha mostrado la palabra “Teruah” puede indicar varios métodos de sonido desde aclamar en oración a hacer sonar las Trompetas de plata (Nm. 10); todos estos actos la Biblia los describe como parte del culto que se rinde a YHWH (vea también Salmo 150).

Versos bíblicos que mencionan Yom Teruah
  • Levítico 23:23-25 “Habló YHWH a Moisés y le dijo: «Habla a los hijos de Israel y diles: El primer día del séptimo mes tendréis día de descanso, una conmemoración al son de trompetas y una santa convocación. Ningún trabajo de siervos haréis, y presentaréis una ofrenda quemada a YHWH»”.
  • Números 29:1-6 “En el séptimo mes, el primero de mes, tendréis santa convocación: ninguna obra de siervos haréis. Os será día de aclamación (Teruah). [Lista de Sacrificios para Yom Teruah].”
  • Amos 8:4-5 “Oíd esto, los que explotáis a los menesterosos y arruináis a los pobres de la tierra, diciendo: "¿Cuándo pasará el mes y venderemos el trigo; y la semana, y abriremos los graneros del pan? Entonces achicaremos la medida, subiremos el precio, falsearemos con engaño la balanza.”

Yeshúa y Yom Teruah

¡La Fiesta de las Trompetas representa nada menos que el retorno del Mesías a la tierra para establecer el Reino de YHWH!

En el Libro de Revelación (Jazón) se nos habla de una serie de acontecimientos terribles representados por siete ángeles que tocan sus trompetas en siete ocasiones distintas. El sonido de la trompeta del séptimo ángel significa que “los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Soberano y de su Mesías” (Rev. 11:15). El retorno del Mesías es la culminación de los sucesos anunciados por el sonido de las trompetas proféticas. De todas las profecías de la Biblia, ¡ciertamente ésta proclama la noticia más alentadora que podría darse a este mundo decadente y lleno de pecado!

La Fiesta de las Trompetas representa el cumplimiento futuro de numerosas profecías que hablan de un Rey conquistador que regirá con poder y justicia. Poco después de la resurrección de Yahoshúa ha Mashíaj, los apóstoles pensaban que él estaba a punto de cumplir estas profecías. En esos primeros días le hicieron preguntas como: «Maestro, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo?» (Hch. 1:6).

Durante su ministerio Yahoshúa ha Mashíaj habló de las diferencias entre su primera venida y la segunda. Cuando Poncio Pilato, gobernador de Judea, lo interrogó antes de crucificarlo, Yahoshúa ha Mashíaj le dijo claramente que no había venido a gobernar en ese tiempo: «Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí». Entonces Pilato le preguntó: «¿Luego, eres tú rey?» Yahoshúa ha Mashíaj le contestó en forma afirmativa : «Tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad» (Jn. 18:36-37).

Después de la resurrección de Yahoshúa ha Mashíaj, los apóstoles esperaban emocionados el cumplimiento de sus promesas. Ellos conocían las profecías mesiánicas, como aquella de Isaías 9:6-7: «Un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro ... Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite».

Cuando los apóstoles le preguntaron a Yahoshúa ha Mashíaj si establecería el Reino en ese tiempo, su respuesta fue que no les tocaba a ellos «saber los tiempos o las razones, que el Padre puso en su sola potestad» (Hch. 1:7). Les dijo que lo que debían hacer era esforzarse en predicar el evangelio —las buenas noticias del Reino de YHWH— por todo el mundo. Más tarde, los apóstoles se dieron cuenta de que la segunda venida del Mesías no era inminente. Varios pasajes hablan de cómo los santos esperan con ansia su retorno.

El uso de las trompetas

La emoción suscitada por estos formidables acontecimientos se hace evidente en el significado mismo de la festividad. El antiguo Israel la guardaba «al son de trompetas, y [con] una santa convocación» (Lv. 23:24). ¿Cuál era el significado de los dramáticos sonidos que acompañaban la observancia de esta fiesta? Para poder entender el significado de las trompetas, es necesario que repasemos brevemente el uso que se le daba a este instrumento en tiempos bíblicos.

YHWH instruyó al antiguo Israel en el uso apropiado de las trompetas para transmitir mensajes importantes. El sonido de una sola trompeta quería decir que habría una reunión de los dirigentes de la nación. El sonido de dos trompetas era un llamamiento para que todo el pueblo se movilizara y se reuniera (Nm. 10:2-4). En forma similar, YHWH también utilizó el sonido del shofar, un instrumento hecho del cuerno de un animal (Jos. 6:4), para anunciar su reunión con todo el pueblo cuando descendió sobre el monte Sinaí (Ex. 19:16-17).

El sonido de trompetas también podía ser un toque de alarma: «Cuando saliereis a la guerra en vuestra tierra contra el enemigo que os molestare, tocaréis alarma con las trompetas» (Nm. 10:9). En este caso las trompetas emitían determinado sonido para anunciar peligro y guerra inminentes. También podían emitir un sonido de fiesta, como lo indica el versículo 10: «Y en el día de vuestra alegría, y en vuestras solemnidades, y en los principios de vuestros meses, tocaréis las trompetas ... y os serán por memoria delante de vuestro YHWH. Yo el Eterno vuestro YHWH».

Debido a la capacidad para transmitir su sonido a grandes distancias, las trompetas eran excelentes instrumentos para captar la atención de la gente. En Salmos 81:3, y con relación a esta fiesta, se exhorta: «Tocad la trompeta en la nueva luna, en el día señalado, en el día de nuestra fiesta solemne».

El significado de las trompetas

Los siervos de YHWH que escribieron los Escritos Nazarenos tuvieron una comprensión más amplia del significado del toque de trompetas. Al describir el retorno del Mesías, el apóstol Pablo escribió: «El Maestro mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de YHWH, descenderá del cielo; y los muertos en el Mesías resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Maestro en el aire» (1 Ts. 4:16-17).

Pablo también habló del día en que las primicias representadas por la Fiesta de Pentecostés serán resucitadas a la vida inmortal: «En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados» (1 Co. 15:52).

El apóstol Juan también asoció el retorno del Mesías con el toque de trompetas: «El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Soberano y de su Mesías; y él reinará por los siglos de los siglos» (Rev. 11:15). Estos pasajes confirman en forma dramática el significado de la Fiesta de las Trompetas.

Aunque en los Escritos Nazarenos la Fiesta de las Trompetas no se menciona por su nombre, no tenemos ninguna razón válida para suponer que esta fiesta no debiera ser observada. Todo lo contrario, la Iglesia apostólica basó sus enseñanzas y sus prácticas en las Escrituras hebreas (2 Ti. 3:16). Así como las Diez Locuciones son inseparables (Stg. 2:10-11), cada una de las festividades de YHWH está íntima y estrechamente relacionada con las demás. Al observarlas todas, podemos entender cómo se está llevando a cabo el extraordinario plan que YHWH tiene para la humanidad. Así que no debemos pasar por alto ninguna de las siete fiestas que YHWH ha ordenado en su Palabra.

La enseñanza profética de Yeshúa

Casi al final del ministerio físico de Yahoshúa ha Mashíaj, los apóstoles le preguntaron acerca de los tiempos del fin: «Estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?» (Mt. 24:3). Siglos antes, Daniel había profetizado acerca del establecimiento del Reino de YHWH y de cómo los santos (el pueblo de YHWH) lo heredarían (Dn. 2:44; 7:18). No obstante, Daniel, al igual que los apóstoles, no entendía cuándo habría de venir el Reino.

Sin embargo, Yahoshúa ha Mashíaj empezó a explicar los acontecimientos que conducirían a su retorno. Explicó una profecía que había sido «cerrada y sellada» desde el tiempo de Daniel (Dn. 12:9). En Mateo 24 Yahoshúa ha Mashíaj habló a sus discípulos sobre un cristianismo falso, guerras, hambres, epidemias, terremotos y otras desgracias (vv. 4-13). Describió el tiempo de su retorno como una época de odio e injusticia. También dijo: «Será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin» (v. 14).

Más adelante, Yahoshúa ha Mashíaj reveló muchos otros pormenores acerca de este crítico tiempo. El Apocalipsis es «la revelación de Yahoshúa el Mesías, que YHWH le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto» (Revelación 1:1). En este libro el Mesías repite, por medio del apóstol Juan, los mismos acontecimientos de que les había hablado a sus discípulos unos decenios antes. Sin embargo, en esta ocasión utilizó el simbolismo de una serie de sellos que él iría abriendo uno por uno (Rev. 6).

Yahoshúa ha Mashíaj profetizó que después de esto serán derramadas siete plagas sobre este mundo lleno de pecado. Cada una de ellas será anunciada con un toque de trompeta (Rev. 8-9). Luego, YHWH enviará dos «testigos» o «profetas» para anunciar su verdad a un mundo rebelde (Rev. 11). Para su desgracia, esta inicua sociedad rechazará a estos dos siervos de YHWH y los matará (vv. 7-10). También YHWH enviará a un ángel que, volando por el cielo, proclamará el evangelio eterno «a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo» (Rev. 14:6).

Todos estos acontecimientos prepararán el camino para que sea tocada la séptima trompeta y el Mesías retorne para tomar las riendas del gobierno del mundo entero (Rev. 11:15).

En relación con este mismo estado de cosas, en Mateo 24 se nos dice que «inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá , y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas. Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro» (vv. 29-31).

Acontecimientos estremecedores

Por increíble que nos parezca, cuando el Mesías retorne al monte de los Olivos en Jerusalem, las naciones del mundo se unirán para pelear contra él (Zacarías 14:1-4). En Revelación 19:19 se menciona esta batalla: «Y vi a la bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, reunidos para guerrear contra el que montaba el caballo [el Mesías], y contra su ejército».

¿Por qué habría de querer alguien pelear contra el Salvador del mundo? Porque Satanás, el gran adversario que engaña al mundo entero (Revelación 12:9), instigará a las naciones para que intenten destruir al Mesías.

La Fiesta de las Trompetas señala también la resurrección de los muertos. Notemos estas palabras del apóstol Pablo: «Por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Porque así como en Adam todos mueren, también en el Mesías todos serán vivificados. Pero cada uno en su debido orden: El Mesías, las primicias; luego los que son del Mesías, en su venida» (1 Co. 15:21-23). También, en otra de sus epístolas explicó: «El Maestro mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de YHWH, descenderá del cielo; y los muertos en el Mesías resucitarán primero» (1 Ts. 4:16). Luego se reunirán con ellos los del pueblo de YHWH que aún estén vivos en ese tiempo (v. 17).

En Revelación 20:5 se menciona esto como «la primera resurrección». Este cambio a la vida inmortal fue la ferviente esperanza de los primeros creyentes y continúa siéndolo para todos los que entienden el plan divino de salvación.

En su epístola a los cristianos en Roma, Pablo habló de la resurrección como una gloriosa liberación de la esclavitud: «El anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de YHWH ... porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de YHWH ... y no sólo ella, sino también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo» (Ro. 8:19, 21, 23).

Podemos ver que a pesar de los acontecimientos terribles que se avecinan, hay buenas noticias. YHWH impondrá su autoridad para salvar a la humanidad y enseñarle su camino de vida.

El Mesías retornará para establecer el gobierno perfecto de YHWH en la tierra. Este es el maravilloso significado de la Fiesta de las Trompetas. Yahoshúa ha Mashíaj nos enseñó a que oráramos: «Venga tu reino» (Mt. 6:10). ¡Cómo nos urge la respuesta a esta oración!

Cortesía de http://baruxhaba.com
Traducido por Baruj Priet
 
Powered By Blogger © 2009 | Best View: Firefox